Latimos al ritmo de sus corazones

Por: Alexander Peña Bernal

Encontramos en Antioquia un equipo interdisciplinario de profesionales que se puso la 10 para trabajar por a la salud de los colombianos a través de las intervenciones asistidas con animales. Pero… ¿Qué es eso de intervenciones asistidas por animales? ¿Cómo nos pueden beneficiar como sociedad? Sara Beuth y Jairo Aristizábal nos brindaron una entrevista para conocer más de su trabajo en Latimos – Bocalán.

¿Quién es Sara Beuth?

Ella es psicóloga y hace parte del equipo de Latimos – Bocalán dirigiendo proyectos y es la encargada del canino. Sara se inició en el mundo de las intervenciones con animales cuando estaba en la universidad. Su primer contacto fue en el mundo del caballo en temas de intervenciones, es decir, la equino terapia.

Desde esa primera experiencia Beuth conoció la forma en la que un animal puede favorecer muchos procesos dentro de las sesiones terapéuticas. Con ese impulso, decidió viajar a España para realizar un master sobre terapias asistidas con animales, teniendo énfasis en perros. Una de sus primeras experiencias en ese país fue en un colegio pluridiscapacidad, donde enriqueció sus conocimientos para traer esa experiencia a nuestro país. Al regreso a Colombia Sara llegó con mucho interés por promover las intervenciones con animales en el país. Fue así como inició a aplicar estas terapias en personas con autismo, área en la que lleva ya casi cuatro de experiencia.

¿Quién es Jairo Aristizábal?

Es Psicólogo de profesión y experto en intervenciones asistidas con animales. Él trabaja en el equipo de Latimos – Bocalán y se desempeña como coordinador del área de adiestramiento. Al ser psicólogo trabajó mucho tiempo haciendo intervenciones clínicas para población infantil en riesgo social y concretamente en abuso sexual infantil.

En ese trabajo, para Jairo era un desafío poder asegurar un grado de confianza suficiente con las niñas, para desarrollar el proceso terapéutico, especialmente con quienes habían pasado por abuso sexual. Y fue precisamente por ese motivo que incursionó en el tema de las intervenciones bajo la hipótesis de que un tercer participante de esas intervenciones, como lo podría ser un perro, ayudaría a facilitar el establecimiento de confianza y por ende, el desarrollo de un proceso terapéutico propiamente dicho. «Y así fue como entré en este mundo trabajando para otras organizaciones que trabajaban con población en riesgo social».

«Creo que ha sido un camino fructífero poder ver de qué manera población en riesgo social se beneficia de este tipo, este tipo de intervenciones»

El nacimiento de Latimos – Bocalán

En el año 2016 se unen varios profesionales de la salud, involucrados en las intervenciones asistidas con animales, con el firme propósito de darle la relevancia que merece esta labor tan importante para la salud de la sociedad.

“Queríamos darle fuerza al perro de ayuda social, que son tanto perros de asistencia como perros de intervenciones asistidas con animales” afirma Jairo Aristizábal.

Desde su inicio el equipo se planteó desarrollar investigación y darles un enfoque científico a las intervenciones, porque en palabras de Jairo: «nuestra idea era hacerlo de la mejor manera posible y desde este enfoque darles credibilidad a las intervenciones. Dado que en muchas ocasiones se habían conocido en nuestro país acciones que no tenían una estructura serían».

Quienes participan de estas terapias encuentran no solamente un espacio agradable, sino también un rigor científico y organizado para entregar resultados.

Pero entonces… ¿Qué son las intervenciones asistidas con animales?

Las intervenciones asistidas con animales son acciones de diferente índole en las que participan animales entrenados y seleccionados para este propósito se dividen básicamente en cuatro líneas de trabajo:

 1. Terapia asistida con animales.
2. Educación asistida con animales.
3. Actividades asistidas con animales.
4. Coaching asistido por animales.

Terapia asistida con animales

Es desarrollada por profesionales del área de la salud, puede ser un psicólogo, un fisioterapeuta, un médico o un terapeuta ocupacional. Este proceso implica o hace partícipe a un animal dentro de su proceso terapéutico para conseguir determinados objetivos.

Parte de los beneficios de esta participación del animal dentro del escenario terapéutico tiene que ver con alcanzar los objetivos bajo una mayor motivación de quien es el receptor o el usuario de ese proceso terapéutico.

«Yo creo que por todos es sabido que los animales tienen beneficios en la interacción con los humanos. Especialmente los perros por ser el primer animal domesticado, es decir que tenemos un vínculo de no menos de 15.000 años de convivencia, por eso le llamamos probablemente mejor amigo» Jairo

Si bien el perro no es el único animal que participan dentro de las terapias asistidas, es el número uno. En segundo lugar estarían los caballos.

La educación asistida con animales

Funciona igual que la terapia asistida con animales, solo que en este caso ya no es un profesional de la salud quien la dirige, sino un profesional de la educación, un pedagogo o un licenciado. Los objetivos que se pretenden alcanzar están del lado del aprendizaje los procesos cognitivos.

Es una línea que en el país tiene menos desarrollo, pero posee un alto potencial como bien lo describe Jairo: «hacer partícipe a un animal de los espacios educativos eleva la motivación, dinamiza las relaciones, propicia escenarios más distendidos, con menos estrés y se ha demostrado desde la investigación científica que implicar animales dentro de escenarios educativos ayuda a mejorar algunos procesos de aprendizaje».

La atención, la memoria y la gestión del estrés generada por los exámenes son unos de los beneficios de la educación asistida por animales.

Actividades asistidas con animales

Son intervenciones de carácter lúdico, aquí no se requiere la presencia de ningún profesional en específico que las dirija. Lo que se buscan es llevar a cabo acciones que permitan a sus participantes pasar un rato agradable, divertido y lejos de una estructura rígida.

En este tipo de intervenciones, a diferencia de las dos primeras, no se hacen mediciones del avance de los objetivos, aunque eventualmente podríamos decir podría tener efectos terapéuticos, sin que este sea su objetivo final.

Coaching asistido por animales

Son acciones dirigidas por un profesional coach que trabaja sobre el desarrollo personal, que hace partícipe a un animal para para darle dinamismo a la intervención. Esta actividad debe tener unos objetivos claros sobres los que se mida su progreso.

El perro es un gran motivador

Para los niños y las niñas la interacción con el perro es importante porque no se siente juzgado, porque en otras situaciones o circunstancias de la vida los han juzgado y se han sentido mal.

Un perro siempre va a estar atento, escuchando, siempre los va a recibir con un rabo alegra batiéndose de lado a lado y muy posiblemente les va a proponer juego.

Gracias a ese ambiente de seguridad que el can crea para los niños, ellos se sentirán más tranquilos de hablar de cosas que no suele hablar con otras personas. Por eso, el equipo de Latimos – Bocalán siempre planea las sesiones en torno a una alta participación del perro.

Por esta razón, la retroalimentación de los usuarios que son receptores de las intervenciones suele describirlas como algo muy positivo. “Por ejemplo, los niños se motivan mucho más por venir a una sesión con Roma o con Eva que si ven hacer una intervención solamente con Sara, entonces ellos han utilizado calificativos como alegre, divertido” nos relata Beuth.

“El tema de que haya un perro dentro de una sesión psicológica, genera mucha más motivación, adherencia al tratamiento” Sara Beuth.

Las intervenciones y el duelo

Es importante entender que los procesos terapéuticos, educativos, coaching asistido o las actividades intervenidas con animales terminan en algún momento. Ya sea porque el profesional ve que es un proceso que se ha prolongado, o porque era un evento puntual. Es entonces cuando el equipo ve la oportunidad, especialmente con niños o adultos mayores, de trabajar el amor sin apego. “hacer entender a quienes participamos de ella, incluidos nosotros los profesionales, que estos procesos terminan y por tanto debemos abrirlo y cerrarlo” Explica Jairo Aristizábal.

“Lo anterior implica un duelo básico, pero también cuando hacemos programas extensos que llevan meses o años, debemos saber que vamos a dejar de ver a los animales y a quienes participaron en las intervenciones.” Jairo Aristizábal.

Además, Jairo nos cuenta que quienes trabajan en es intervenciones asistidas con animales siempre tendrán una historia que contar en términos de pérdidas y duelo. “El duelo regularmente lo hacemos tanto nosotros como profesionales que participamos… Yo personalmente tuve una perra que se llamaba Conchi. Ella participó toda su vida en proyectos de intervenciones y trabajamos con población vulnerable y los niños se dieron cuenta cuando Conchi fue retirada del programa (primera pérdida), luego se dieron cuenta cuando Conchi murió y pudimos darle trámite a esto haciendo unos rituales simbólicos para que los niños se quedaran con esa Conchi con la que vivieron momentos de la vida muy especiales”.

Los casos más comunes en Latimos – Bocalán

El equipo de trabajo nos cuenta que los diagnósticos más comunes que llegan a sus instalaciones son:

– Trastorno del estrés postraumático.
– Autismo
– Depresión y ansiedad, tanto en personas adultas como en jóvenes.
– Entre otros.

Hablando de las poblaciones que llegan a las terapias asistidas con animales, en la experiencia de Latimos – Bocalán, los niños son lo paciente más comunes. Con esta población, de acuerdo con Sara Beuth, se precisa mucho más el tema de la fantasía para generar productos dentro de la intervención.

También se trabaja mucho con adolescentes en tema de manejo de emociones. Siendo esta una etapa de la vida muy importante y a la vez difícil en el tema de la expresión de las emociones.

Y finamente, está la población del adulto mayor donde Latimos – Bocalán trabajamos mucho la memoria. “Tratamos de que los adultos mayores recuerden su infancia, su juventud”.

“Definitivamente la necesidad en Colombia es seguir trabajando por la promoción de estas alternativas y en paralelo, que quienes lo trabajen, lo hagan de una manera cada vez más técnica y científica.” Jairo Aristizábal.

[Descargo de responsabilidad] No pretendemos ser un sustituto del consejo, diagnóstico o tratamiento de un(a) veterinari@ profesional. Siempre busqua el consejo del progfesional en salud animal con cualquier pregunta que puedas tener con respecto a la condición médica de tu mascota. Si crees que tu mascota tiene una emergencia médica, llama o visita una clínica veterinaria de emergencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *