Entendiendo el lenguaje felino

Tu gato y tú pueden hablar diferentes idiomas, pero aún así puede comunicarse, por eso queremos dejarte algunos consejos que te pueden orientar al respecto.

Lenguaje corporal: tu gato habla con el cuerpo

Hay lenguaje clave como la mirada en los ojos de tu gato, el tono de tu voz, la posición de sus orejas y el movimiento de su cola pueden revelar sus sentimientos e intenciones. Puedes aprender a leer estas señales para que tengas una idea de lo que pasa por la mente de tu gato.

¿Tu gato arquea la espalda para rozar tu mano cuando lo acaricias? Esto significa que están disfrutando el contacto contigo.

¿Se encogen bajo tu más mínimo toque? Detente, no están interesados en este momento en tus caricias.

Presta atención a los ojos, orejas, cuerpo y cola de tu gato: todos están hablándote. Aquí hay algunas pistas básicas (aunque siempre habrán temperamentos y situaciones en que todo sea contradictorio):

Orejas

  • Adelante: alerta, interesado o feliz.
  • Hacia atrás, de lado: irritable, enojado o asustado.
  • Orejas de radar: atento y escuchando cada pequeño sonido.

Cola

  • Erguida, pelaje plano: alerta, explorando o feliz.
  • Pelaje de punta al final: enojado o asustado
  • Escondida entre las piernas: inseguro o ansioso.
  • Sacudiéndose de un lado a otro: agitado. Cuanto más rápida es la cola, más enojado está el gato.
  • Erguida y temblando: emocionado, muy feliz. Si su gato no ha sido castrado o esterilizado, podría estar preparándose para rociar algo.

Fricción o frotamiento

Puedes sentir que cuando tu gato te frota la barbilla y el cuerpo contra ti, te dicen que te aman, pero lo que realmente están haciendo es marcando su territorio. Notarás que también frotan la silla, la puerta, sus juguetes, todo a la vista. Le están diciendo a todos que esto es lo suyo, incluido tu. Pero tranquilo, el también te aman.

Ojos

  • Pupilas constreñidas (pequeñas): se perciben agresivos, pero posiblemente contentos.
  • Pupilas dilatadas (grandes): nervioso o sumiso (si están algo dilatadas), defensivamente agresivo (si están completamente dilatadas), pero posiblemente juguetón.

Cuerpo

  • Espalda arqueada, pelaje erizado: asustado o enojado.
  • Espalda arqueada, pelaje plano: da la bienvenida a tu toque.
  • Acostado boca arriba, ronroneando: muy relajado.
  • Acostado boca arriba, gruñendo: molesto y listo para atacar.

Amasando

Le podemos llamar así porque el gato presiona sus patas sobre una superficie suave como si estuvieran amasando pan. Es un remanente del gatito, cuando un gatito lactante masajeaba las tetas de su madre para que la leche fluya. Tu gato hace esto cuando está realmente feliz.

La respuesta de Flehmen

¿Has notado que mientras tu gato olfatea tu zapato, levanta la cabeza, abre la boca ligeramente, curva los labios y entrecierra los ojos? No es que tus zapatos huelan muy mal, están reuniendo más información.

El sentido del olfato de tu gato es tan importante para ellos que tienen un órgano olfativo adicional que muy pocas criaturas tienen: el órgano de Jacobson. Está ubicado en el paladar detrás de los dientes frontales y está conectado a la cavidad nasal.

Cuando su gato huele algo realmente fascinante, abre la boca e inhala para que las moléculas de olor fluyan sobre el órgano de Jacobson. Esto intensifica el olor y proporciona más información sobre el objeto que están olfateando. ¿Que hacen con esta información? por ahora es un misterio.

Vocalizando: tu gato tiene algo de qué decir

Sabrás mucho de tu felino cuando puedas interpretar el amplio vocabulario de chirridos y maullidos que él hace.

«Miau» es una palabra de múltiples usos. Tu gato puede estar diciendo:

  • «Hola, ¿cómo estás?»
  • Te puede estar dando una orden «Quiero arriba, quiero abajo, más comida ahora»
  • Puede ser una objeción «Tócame bajo tu propio riesgo » o incluso pueden caminar por tu casa maullando para sí mismos.

Una gata puede a través de sus sonidos pedir a sus gatitos que la sigan. Si lo hace hacia tí seguramente significa que tu gata quiere que la sigas. Esto será generalmente a su plato de comida.

Si tiene más de un gato, a menudo los escuchará conversar entre ellos de esta manera.

El ronroneo es un signo de satisfacción (generalmente). Los gatos ronronean cuando son felices, incluso mientras comen. A veces un gato puede ronronear cuando está ansioso o enfermo, usa su ronroneo para consolarse.

Gruñir o escupir indica un gato que está molesto, asustado, enojado o agresivo. Mejor déjalo en paz.

Un aullido te dice que tu gato tiene angustia, puede estar atrapado en alguno de sus escondites, buscándote o con dolor. Encuentra a tu gato si está haciendo este ruido. Sin embargo, en gato sin esterilizar esos sonidos son parte del comportamiento de apareamiento. Y si su gato es abuelito, puede estar sufriendo un trastorno cognitivo (demencia) y puede aullar porque está desorientado.

Por otra parte, la charla del gato, son los ruidos que hace tu gato cuando está sentado en la ventana chismoseando el paisaje.

[Descargo de responsabilidad] No pretendemos ser un sustituto del consejo, diagnóstico o tratamiento de un(a) veterinari@ profesional. Siempre busqua el consejo del progfesional en salud animal con cualquier pregunta que puedas tener con respecto a la condición médica de tu mascota. Si crees que tu mascota tiene una emergencia médica, llama o visita una clínica veterinaria de emergencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.