Peritonitis Infecciosa Felina PIF ¿Qué debo saber?  

  Por: Tatiana Gómez Orejuela  

 La peritonitis infecciosa felina es una enfermedad mortal que es causada por un coronavirus felino (FcoV). Este virus puede tener dos cepas diferentes; l primero que es considerado como el coronavirus entérico felino (FeCV), que invade el tracto digestivo Y el segundo, causante de la peritonitis infecciosa felina (FIVP), siendo este una mutación con la capacidad de diseminarse por todo el organismo.  

Es muy frecuente que los gatos se infecten cuando conviven con gran cantidad de animales. En la mayoría de las situaciones no provoca más que diarrea, inapetencia, vomito y aunque el virus siempre está presente en los gaticos este virus puede mutar en el interior del gato y de esta forma produce la enfermedad llamada PIF.  

Hablamos con el médico veterinario Javier Eduardo Gómez que nos explicó todo acerca de esta enfermedad, qué es, cómo se diagnostica, los signos de alarma que podemos ver en nuestros gatos cuando presentan un cuadro de peritonitis y el tratamiento que se puede llevar a cabo. Recuerda que a pesar de que es una enfermedad que no tiene cura es importante tratarla a tiempo para que tu minino tenga buena calidad de vida.  

Peritonitis Infecciosa Felina PIF  

Como mencionamos anteriormente es un virus que muta dentro del cuerpo del minino por causas desconocidas; se puede presentar de dos formas: PIF húmeda y PIF seca, dependiendo de la edad y de las características que presenta en los síntomas del gato.

Esta puede ser causada por muchos factores como, inmunosupresión por estrés, presencia de enfermedades, vacunación, cambios de ambiente o presencia de otros animales entre otras posibilidades que se tiene para adquirirla. Se presenta en todas las edades y puede ser relacionado con una predisposición genética.  

Los gatos más sensibles a este virus son los de raza pura sobre todo los bengalí. Más del 70% de los casos tienen lugar antes de cumplir el primer año, aunque puede afectar a cualquier edad. Es frecuente que un gato callejero o silvestre sea más propenso a contraer la enfermedad que los caseros, por el contacto que tiene con diferentes animales y ambientes.  

El gato empieza a excretar el virus en las heces una semana después de la infección y esto puede durar varias semanas. En los portadores crónicos puede durar meses e incluso ser de por vida y suele ser frecuentes las reinfecciones. De esta forma, el animal pasa por varios episodios a lo largo de su vida, algunos incluso que pueden llegar a ser mortales.    

  Signos de alarma  

Algunos signos de alarma que pueden estar asociados a este virus son:   

  • Pérdida de apetito.  
  • Pérdida de peso en poco tiempo.  
  • Acumulación de líquido amarillento en la cavidad abdominal y/o torácica.  
  • Letargia
  • Lesiones inflamatorias en los ojos, afectando la visión.   
  • Lesiones inflamatorias en el sistema nervioso, provocando temblores o cambios de comportamiento.  

Diagnóstico del PIF  

 La infección es por vía fecal – oral, es decir que las heces son la principal forma de transmisión del virus. Puede durar en el ambiente por varias semanas siempre que sea en lugares seco. Lo bueno es que se puede hacer una limpieza con detergente o desinfectante que inactiva el virus al aplicarlo en todo el entorno. 

Una vez el minino es infectado pueden pasar tres cosas:  

  • Recuperación 
  • Eliminación persistente del virus en las heces 
  • Eliminación intermitente y recurrente del virus en heces 

Para el diagnóstico de esta enfermedad existen varias pruebas que ayudan a su identificación.  Estas incluyen un examen exhaustivo, uno del sistema nervioso, ojos, acumulación de líquido abdominal, entre otros. Sin embargo, no existe una prueba diagnóstica específica para determinar si existe PIF en los gatos.  

 La única forma es hacer biopsias de los tejidos afectados pero el minino estará demasiado enfermo para poderle tomar una biopsia por lo que el procedimiento suele hacerse post mortem.  

 Si se sospecha de alguno de los signos de alarma por favor acudir lo más pronto posible al veterinario algunos de los mininos que son infectados se pueden tratar y mejorar.  

Que mayor regalo que el amor de un gato 

Charles Dickens  
[Descargo de responsabilidad] No pretendemos ser un sustituto del consejo, diagnóstico o tratamiento de un(a) veterinari@ profesional. Siempre busqua el consejo del progfesional en salud animal con cualquier pregunta que puedas tener con respecto a la condición médica de tu mascota. Si crees que tu mascota tiene una emergencia médica, llama o visita una clínica veterinaria de emergencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.