Trastorno gastrointestinal en mascotas

Una dieta consistente puede ayudar a prevenir el problema, dicen los veterinarios. Dos de los síntomas más comunes en la práctica veterinaria son los vómitos y la diarrea, llamados «malestar GI (gastrointestinal)«. Estos síntomas pueden variar de leves a más graves y afectar tanto a perros como a gatos.

Causas

La causa más común de trastornos gastrointestinales en perros de todas las edades es la mala nutrición. Esta es una forma elegante de decir que el perro comió algo inusual, como basura, cuerpos extraños, restos de comida. Los perros son más propensos que los gatos a comer cosas que no deberían. Si algo que come un perro le causa malestar gastrointestinal, a menudo es difícil diagnosticar el problema a menos que el dueño vea lo que ha comido la mascota. Los parásitos intestinales son comunes en gatitos y cachorros con trastornos gastrointestinales y pueden ser causa de malestar.

Es posible que el estrés pueda provocar signos gastrointestinales. Es más probable que el estrés cause diarrea, pero también se pueden observar vómitos.

Por otra parte, los vómitos y la diarrea observados en un paciente mayor podrían indicar cáncer. El veterinario considerará la edad y el historial de salud al decidir qué pruebas realizar para ayudar a determinar un diagnóstico.

Llevar a tu mascota donde un profesional

Llevar a las mascotas enfermas al veterinario es importante, pero puede ser difícil saber exactamente cuándo deben ser vistas. Si la mascota se comporta con normalidad, un episodio de vómito no suele ser motivo de preocupación. Los especialistas se preocupan más cuando las mascotas se niegan a comer.

En general, los vómitos pueden indicar una mayor preocupación por una emergencia. La diarrea rara vez es una verdadera emergencia. Si su mascota no puede retener la comida o el agua, busque atención médica inmediata.

Las arcadas sin producir vómito sugieren que el animal podría tener un bloqueo en el tracto gastrointestinal y debe ser visto de inmediato por un veterinario.

En los gatos, si están tratando de vomitar y tampoco pueden orinar, esto podría significar una obstrucción urinaria. Estos son casos que ponen en peligro la vida y deben ser atendidos de inmediato por un veterinario

Diagnóstico

Se pueden recomendar varias pruebas diferentes para diagnosticar la causa de los síntomas. Es importante tener claro que es posible que estas pruebas no brinden una respuesta, pero al menos reducirán las posibilidades.

Algunas de las pruebas más comúnmente recomendadas son:

  • pruebas de heces para detectar parásitos intestinales
  • análisis de sangre para verificar el estado metabólico
  • radiografías para detectar cuerpos extraños.

Estos diagnósticos permiten a los veterinarios comprender mejor lo que puede estar ocurriendo con los órganos internos del animal.

El tratamiento

para la enfermedad gastrointestinal depende de la causa, pero generalmente se brinda atención de apoyo para que la mascota se sienta mejor rápidamente. El cuidado de apoyo para la mayoría de las mascotas incluye líquidos por vía intravenosa, medicamentos para las náuseas y la diarrea, y la introducción de una dieta ligera de probióticos.

Prevención

Aunque algunas causas de molestias gastrointestinales no se pueden prevenir, los propietarios pueden tomar medidas para reducir el riesgo. Dar estrictamente solo comida para perros o gatos, con alguna golosina ocasional. Sigue una dieta constante, evita servir sobras y mantén a las mascotas alejadas de la casa para que los animales no tiren desperdicios ni mastiquen cosas que no deben.