fbpx

PetFamily

La Comunidad de las Mascotas y sus Familias

Cinco causas de enfermedades en la piel de tu mascota a causa de la alimentación

El resplandor del pelaje y la salud de la piel de nuestras mascotas están vinculados a una nutrición adecuada. El órgano cutáneo necesita una variedad de nutrientes para mantenerse en buen estado, siendo especialmente susceptible a cambios en la dieta. Por ello, es fundamental proporcionar alimentos que se adapten a la especie, raza, edad, nivel de actividad y salud de nuestra mascota.

El Dr. Carlos Cifuentes, médico veterinario de Pet Food Institute habló sobre las cinco principales causas de las enfermedades dermatológicas o de la piel causadas por una incorrecta alimentación:

  1. Dietas mal elaboradas, sin supervisión o desbalanceadas.
  2. Trastornos alimenticios del perro o gato, por ejemplo, como cuando dejan de comer.
  3. Mal almacenamiento del alimento, ya que siempre se debe almacenar en un lugar fresco, alejado de la humedad y calor.
  4. Alteración en la absorción del alimento.
  5. Mutaciones genéticas.

Cifuentes agrega que dentro de las principales y más comunes enfermedades de la piel de origen nutricional en los perros y gatos, se encuentran:

  • Reacciones adversas a ciertas comidas o intolerancias alimenticias.
  • Dermatosis por deficiencia de Zinc (puede tener un origen genético), que causan una mala absorción o dietas pobres en Zinc. 
  • Dermatosis sensible a Vitamina A y deficiencia de Vitamina A, muchas veces hereditaria.
  • Insuficiencia de Vitamina B por causas genéticas, por deficiencia en la dieta o cuando se ofrecen ciertas cantidades de huevo crudo en la dieta.
  • Déficit de Vitamina C y E.
  • Escasez de ácidos grasos sobre todo en alimentos que han sido mal conservados o dietas caseras mal elaboradas.
  • Carencia de proteína, algunas veces por pérdida de apetito, inapetencia por enfermedad o alimentación prolongada con una dieta mal formulada o inapropiada.

Animales que sufren de estos trastornos pueden exhibir síntomas como piel seca con descamación o exceso de grasa, mal olor, enrojecimiento y pérdida de pelo. También pueden experimentar inflamación en los oídos, rascado constante, lesiones húmedas con costras, pelaje opaco y seco, alteraciones en el color del pelo y dificultades en la cicatrización de heridas.

Si notas alguno de los síntomas mencionados en tu mascota, es crucial llevarla de inmediato al veterinario. Solo un profesional puede realizar un diagnóstico preciso y brindar las recomendaciones adecuadas de tratamiento y alimentación para garantizar el bienestar de tu peludo.