La cirrosis: una enfermedad que puede afectar a tu perro

Por: Mario Lozano 

Puede que en algún momento hayamos sabido de un conocido que estaba padeciendo de cirrosis, por eso cuando se me encomendó la investigación de este tema lo primero que pensé fue “como así ¿a los perros también les da cirrosis?”. Es por eso por lo que tuve muchas preguntas para la médica entrevistada ¿Qué es la cirrosis en perros? ¿Cómo se identifica? ¿Cómo se trata? 

Espero que sea de utilidad, no solo para tratar a los caninos que ya la sufren, sino para evitar que nuestros perros se vean inmerso en esta enfermedad. 

¿Qué es la cirrosis canina? 

Para entender esta enfermedad entrevistamos a la médica veterinaria Daniela Romero quien con mucha paciencia atendió todas mis preguntas. Además de iniciar con la pregunta ¿qué es? También quise saber si era lo mismo que la cirrosis en humanos.  

Resulta que la cirrosis en perros es una fibrosis avanzada del hígado que se caracteriza por la pérdida de la arquitectura hepática normal. Generalmente es consecuencia de agresiones crónicas al hígado lo que desencadena que el mecanismo de generación de este falle.  

La respuesta es entonces sí, al igual que en los humanos la cirrosis surge luego de que una enfermedad, o en el caso de los humanos un abuso del hígado por un alcoholismo crónico, causa que el intento de reparación del órgano sea cada vez menos exitoso y genera un tejido de cicatrización que cada vez dificulta más su funcionamiento. 

Dado que la cirrosis en peros es un proceso degenerativo, crónico e irreversible, es fundamental dar un tratamiento adecuado para evitar la progresión de la fibrosis y tratar otras complicaciones asociadas a este proceso. Tengamos en cuenta que esta complicación se produce por la suma de dos factores: 

  1. Agresiones crónicas al hígado: Lo más común es que sea por enfermedades hepáticas o intoxicaciones que afectan al hígado. 
  1. Fracaso en el mecanismo de regeneración: el hígado tiene un poder increíble para regenerarse, puede hacerlo a partir de tan solo el 30% de su tamaño. Pero, cuando el mecanismo de regeneración falla, aparece la cirrosis. 

¿Qué causa la cirrosis en perros? 

Debes tener en cuenta que solo la consulta veterinaria puede realmente diagnosticar y generar un tratamiento para cualquier patología, por eso ante cualquier duda o pregunta debes dirigirte a tu médico veterinario de confianza. Para entender mejor los factores que pudieron abrir la puerta a una cirrosis en tu perro la doctora Daniela nos lista algunas posibilidades: 

  • Hepatitis crónica. 
  • Obstrucción biliar o colestasis crónica. 
  • Congestión pasiva hepática secundaria. 
  • Intoxicaciones por alcaloides vegetales. 
  • Algunos tratamientos anticonvulsivantes.

Síntomas de la cirrosis en perros 

Desafortunadamente en la fase inicial los perros se pueden mantener asintomáticos. En algunos casos presentan: diarrea, vomito, anorexia, poliuria, pérdida de peso, cambios en el comportamiento como apatía o depresión. Sin embargo, todos estos signos ante los ojos de cualquier tutor y sin ayudas de exámenes diagnósticos, podrían estar relacionados casi a cualquier enfermedad. 

Luego de superar la capacidad de reserva funcional del hígado desembocará en un fallo hepático caracterizado por el siguiente cuadro clínico: 

  • Ascitis: dilatación abdominal por presencia de líquido libre en el abdomen.  
  • Ictericia: pigmento de color amarillo las mucosas producidas por un exceso de bilirrubina. 
  • Encefalopatía hepática: cuadro neurológico producido por el cúmulo en la sangre de sustancias neurotóxicas no metabolizadas por el hígado, principalmente amoniaco.
  • Esto se puede evidenciar en: 
  • Alteración del nivel de consciencia. 
  • Debilidad
  • Presión de la cabeza contra la pared o el suelo. 
  • Marcha en círculos o convulsiones.
  • Tendencia a los sangrados. 
  •  Fotosensibilización: las sustancias fotosensibles no son inactivadas en el hígado y se almacenan en la piel, lo que genera un proceso inflamatorio y necrótico de la epidermis. 
  • Aparición de lesiones en la piel y la almohadillas. 

Diagnóstico de la cirrosis en perros 

Como te lo mencionaba anteriormente, tu médica o médico veterinario deberá realizar diferentes exámenes para afinar su diagnóstico y entender muy bien en que etapa está la enfermedad, algunos de ellos podrían ser: 

  • Una exploración general. 
  • Exámenes de sangre. 
  • Ecografía y radiografía abdominal. 
  • Biopsia y análisis histopatológico. 

Recuerda que los exámenes se realizan de acuerdo con el criterio de cada profesional en salud animal, no necesariamente deben ser todos los que encuentras aquí listados. 

Tratamiento de la cirrosis en perros 

Ya hemos dicho que la cirrosis en perros es un proceso irreversible, por eso lo importante es que tu médico veterinario defina un tratamiento adecuado para evitar la progresión de la fibrosis y las complicaciones asociadas a esta enfermedad. En general lo que buscará un tratamiento será: 

  • Frenar la progresión de la fibrosis con medicamentos. 
  • Manejo de dieta especial. 
  • Tratamiento de las complicaciones, que ya dependerá de cada caso en particular. 
  • Tratamiento de soporte en el que pueden llegar ordenar antioxidantes y hepatoprotectores. 

En el caso en que tu perro presente una cirrosis debes pensar que el contará contigo para llevar esta enfermedad hasta el final, con compresión y muchísimo amor

Dra. Daniela Romero. 

[Descargo de responsabilidad] No pretendemos ser un sustituto del consejo, diagnóstico o tratamiento de un(a) veterinari@ profesional. Siempre busqua el consejo del progfesional en salud animal con cualquier pregunta que puedas tener con respecto a la condición médica de tu mascota. Si crees que tu mascota tiene una emergencia médica, llama o visita una clínica veterinaria de emergencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.